Cuidado y salud de los pies

Tipos de pies

No todos los pies son iguales, por eso es importante saber cual es nuestro tipo de pies, esta variable determinará posibles afecciones en el futuro y por supuesto usar el calzado correcto nos ayudará a prevenir y mantener una buena salud de nuestros pies.

Se distinguen tres tipos:

  1. Pie griego: Se les llama así porque se observa en las estatuas de la época clásica. En este tipo de pie las cargas se distribuyen mejor sobre la parte delantera del pie. Aproximadamente un 15% de las personas cuenta con este tipo de pie.
  2. Pie polinesio o cuadrado: Como el que se observa en los cuadros de Gauguin. Este tipo de pie está presente en aproximadamente 25% de la población.
  3. Pie egipcio: Visible en las estatuas de los faraones: el dedo gordo es el más largo y los otros le siguen por tamaño y orden decrecientes. Es el tipo de pie más expuesto, ya que se sobrecarga más con el calzado y predispone a juanetes (hallux valgus) y a la artrosis metatarsofalángicas (hallux rigidus). Este tipo de pie es el más común con aproximadamente un 60% de las personas.

    Tipos de pies

Anuncios

El dedo en garra y dedo martillo consisten en una contracción de las articulaciones que pueden llevar a experimentar presión y dolor. Cuando los ligamentos y tendones se endurecen estos causan que las articulaciones tiendan a doblarse hacia abajo, dicha afección puede ocurrir en cualquier dedo excepto el dedo gordo del pie. Existen dos tipos de dedo en garra: flexible y rígido. El dedo en garra flexible puede moverse y se puede enderezar manualmente; en tanto el rígido no tiene esta movilidad, siendo muy limitada y dolorosa. La diferencia del dedo en garra y el dedo martillo radica en que parte de la articulación se presenta la afección.

Los callos se producen a menudo en la parte superior de los dedos debido a la fricción del zapato con esta área y son comunes en ambas condiciones.

Causas

Puede ser un trastorno congénito, también puede ser a causa de un trauma como una pequeña fractura en la cual se lesione el tendón, esta lesión es común en beisbolistas debido al impacto de las bolas de beisbol en sus pies. Entre otras causas relacionadas con esta afección se encuentran la artritis reumatoide y los juanetes (Hallux valgus). El uso de zapatos ajustados y tacones altos son otra causa asociada a esta afección.

Sugerencias

1. En los casos leves la elección de calzado adecuado como los zapatos de horma ancha que provean suficiente espacio a la parte delantera del pie ayudan a obtener comodidad y evitar que la deformidad empeore. El uso de cojines, férulas correctoras almohadillas (cosimarto) son de gran ayuda en deformidades flexibles a detener el avance de la afección y proporcionar alivio.
2. Si el problema es severo, este debe ser tratado quirúrgicamente
3. Si el problema persiste consulte a su doctor especialista (podólogo u ortopedista).

Muchas veces es difícil que las mujeres nos resistamos a vestir unos zapatos de tacón alto, sobre todo cuando celebramos ocasiones especiales, cenas importantes o hemos de acudir a fiestas. Pero hemos de tener en cuenta que existen una serie de perjuicios que los tacones incorporan a nuestras vidas. Utilizar un zapato con un tacón demasiado alto puede provocar ciertas dolencias que hoy os vamos a pasar a relatar. Además, os vamos a proponer algunos consejos que os ayudarán a elegir el zapato más adecuado para una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo: los pies.

Lo primero que hemos de saber es que el uso de tacones elevados hace que nosotras padezcamos cuatro veces más problemas en los pies que en los hombres. Estas dolencias están más relacionadas con el tipo de calzado que utilizamos que con la constitución con la que contamos o con la forma que tengamos de caminar. Muchas veces, pensamos que nos duelen los pies porque no andamos de la forma correcta, pero en realidad ese dolor viene provocado por el calzado que llevamos en ese momento.

Además, como decíamos antes el uso de zapatos de tacón alto puede traernos una serie de perjuicios que no sufríamos antes. Por ejemplo, el uso de este tipo de calzado nos lleva a sufrir dolores en las articulaciones y en las cervicales, puede desviarse nuestra columna vertebral y las rodillas pueden comenzar a dolernos como nunca. Todo ello, por que padecemos un desequilibrio del cuerpo del que no somos conscientes, lo que lleva a que se descompensen todos los puntos de apoyo naturales, se tensan los músculos y presionamos las articulaciones de manera antinatural.

Al mismo tiempo, en un futuro podríamos sufrir artrosis, esguinces, acortamiento del talón de Aquiles y pueden empezar a emerger los denominados juanetes, que como sabéis son malformaciones de los pies.

Al mismo tiempo, en un futuro podríamos sufrir artrosis, esguinces, acortamiento del talón de Aquiles y pueden empezar a emerger los denominados juanetes, que como sabéis son malformaciones de los pies.

Así que elegir el zapato adecuado es algo primordial si queremos evitar todos estos problemas en un futuro próximo. Existen algunos consejos que nos permiten elegir el zapato más propicio que nos ayudan a reducir los perjuicios de los tacones. Cualquier especialista os aconsejaría las siguientes pautas, así que tomad nota y no sufráis en vano:

  • Lo primero que hemos de hacer es elegir el zapato que mejor se adapte a nuestra anatomía
  • Adquirir el número correcto de calzado. Para ello, es aconsejable que os probéis los zapatos a última hora del día ya que es en este momento cuando los pies están más inchados. Os preguntaréis por qué, pues bien si os probáis los zapatos cuando están menos inchados puede ocurrir que, cuando no estén en este estado, no os sirvan e, incluso, pueden haceros las típicas rozaduras además de emerger el angustioso dolor de pies
  • Habemos de elegir siempre el zapato más adecuado para la actividad para la cuál queramos emplearlos
  • Comprar, en la medida de lo posible, zapatos de piel porque tienen una mayor flexibilidad y transpiran mucho mejor
  • Es importante que las suelas tengan un grosor y acolchamiento adecuado que nos permitan evitar las irregularidades del suelo
  • Si usáis zapatos de tacón alto, vestidlos siempre para ocasiones especiales y no estéis demasiado tiempo de pie porque esa zona se resentiría demasiado. El tacón más conformable es aquél que cuenta con entre 2 ó 3,5 centímetros de altura
  • Si usáis zapatos de punta o muy estrechos, las dolencias se multiplicarán porque se presionan los nervios y los huesos del pie

Los últimos consejos que os vamos a ofrecer están relacionados con el cuidado de los pies, es decir, lo mejor es que uséis zapatos cerrados porque la protección es mayor, emplead calcetines y medias adecuados para cada zapato, y utilizad protecciones para las zonas más sensibles de los pies, zonas como la planta que es la que soporta prácticamente todo el peso de nuestro cuerpo.

Fuente: Salud Vital

Recientes estudios señalan que un elevado porcentaje de la población no se lava correctamente los pies a diario, no sabe cortarse bien las uñas, tiene o ha tenido hongos en alguna ocasión, y no toma ningún tipo de protección en piscinas, gimnasios y sitios públicos.

Igualmente, muchos no utilizan un calzado adecuado, usan un único par de zapatos a la semana o tienen problemas de olor y exceso de sudor.

”Hay un gran desconocimiento en torno a cómo mantener la salud de los pies. Problemas tan comunes y fáciles de corregir, como el exceso de sudor o el mal olor, no se tratan porque se entienden como algo normal y no como un problema de salud para el que existe un tratamiento”, afirma el farmacéutico y podólogo Pablo Altozano.

Lavarse los pies a diario con jabón neutro y secarse bien, especialmente entre los dedos; cortarse las uñas después del baño o extremar las precauciones en piscinas y duchas públicas con el uso de zapatillas de playa y toallas individuales, son algunos de los consejos básicos de este especialista para evitar problemas en los pies.

La falta de información no se limita a los cuidados o medidas preventivas para preservar la salud de los pies, sino que se extiende también a los tratamientos, según Javier Pascual, profesor de Podología de la Universidad Europea de Madrid, quien se ha referido a algunas de las creencias erróneas más extendidas entre la población en torno a la cirugía podológica actual.

Según este experto, pese a que de un 15 a un 30 por ciento de los adultos sufre trastornos podológicos y a los avances y nuevas técnicas quirúrgicas que reducen al mínimo la tasa de fracaso, muchas personas siguen convencidas de que las cosas siguen como hace 20 años.

Algunos mantienen mitos como que los juanetes o las uñas encarnadas se reproducen después de operarlos.

Fuente: http://www.podologiaalicante.com